La mariposa

Que cante la araña en su cueva.
Que el ruiseñor medite mi leyenda.
Que la gota de lluvia se asombre
Al resbalar sobre mis alas muertas.

Hilé mi corazón sobre mi carne
Para rezar en las tinieblas,
Y la Muerte me dio dos alas blancas,
Pero cegó la fuente de mi seda.
Ahora comprendo el lamentar del agua,
Y el lamentar de las estrellas,
Y el lamentar del viento en la montaña,
Y el zumbido punzante de la abeja.
Porque soy la muerte y la belleza.

Lo que dice la nieve sobre el prado
Lo repite la hoguera;
Las canciones del humo en la mañana
las dicen las raíces bajo tierra.
Volaré por el hilo de plata;
Mis hijos me esperan.

Que cante la araña en su cueva.
Que el ruiseñor medite mi leyenda.
Que la gota de lluvia se asombre
Al resbalar sobre mis alas muertas.
Porque soy la muerte y la belleza.
La muerte y la belleza...
(Federico García Lorca)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada